Pilates para embarazadas

El método Pilates es una forma de ejercicio físico fácil y seguro de practicar durante el embarazo, lo que permite el acondicionamiento cardiovascular, fortalecer la musculatura, aumentar la flexibilidad, mejorar la coordinación, respiración y concentración. Además, a través de su práctica la mujer embarazada conocerá mejor su cuerpo y aprenderá a “escuchar” sus mensajes, dominará de mejor forma y conscientemente sus movimientos lo que contribuirá a disminuir la ansiedad propia de su condición, permitiéndole vivir y disfrutar de este trascendental período de su vida de manera saludable. 


Estas sesiones te ayudarán a acondicionar tu cuerpo durante el embarazo y prepararlo para el parto, ya que están orientadas a fortalecer la musculatura y el suelo pélvico, disminuir la retención de líquidos, fortalecer la espalda, mejorar la postura, prevenir y eliminar tensiones que puedan causar dolores y cambios en el estado anímico.

Patricia Casares ha desarrollado un programa para la mujer embarazada diseñado por trimestres, atendiendo las necesidades físicas del momento en que se encuentra la alumna. El trabajo será siempre individual y personalizado.

La decisión de trabajar de forma personalizada con cada una de ellas es el resultado de una larga trayectoria profesional en este campo. Después de haber trabajado como instructora profesional de Pilates durante quince años, Patricia Casares cree que la seguridad y la atención personalizada son esenciales en la enseñanza de las futuras madres.

La gestación es un proceso de evolución para la mamá y el bebé, por lo tanto las sesiones también van evolucionando y variando mes a mes. Cada alumna que asiste a sus clases es diferente, con un estado físico particular y por ello hay que aplicar un programa único para cada alumna.
Patricia es experta profesional en embarazos especiales, como gemelares, logra que la mujer se sienta bien durante su estado de gestación, su parto sea rápido así como su recuperación. 
La mujer embarazada necesita estar fuerte y en forma tanto para llevar un embarazo cómodo y saludable, como para tener un parto rápido, lo menos agresivo posible y estar preparada para el trabajo que posteriormente el bebé requerirá de ella.

“Son muchos años y muchas mujeres las que han asistido a mis clases y puedo decir que el trabajo con cada una de ellas ha sido muy gratificante y efectivo. A medida que pasaban las sesiones se iban encontrando más fuertes y flexibles, sus dolores musculares remitieron, llegando incluso a estar mejor que antes de estar embarazadas. Me enorgullece haber ayudado a tantas mujeres en uno de los momentos más importantes de sus vidas, y saber que lo que más necesita un bebé es una mamá en forma y feliz”.

Patricia Casares.

Durante el periodo de gestación el organismo de la mujer experimenta un proceso biológico de adaptación en el que se producen grandes cambios anatómicos y fisiológicos. Entre ellos, se producen cambios posturales radicales que pueden producir diversos malestares y un desalineamiento general del cuerpo, lo que suele ocasionar dolores y molestias (principalmente en la zona lumbar), descenso del nivel de energía, rigidez muscular y fatiga.

Ante ello, el Método Pilates es un sistema de acondicionamiento ideal para mujeres embarazadas ya que, entre otros, aporta los siguientes beneficios:

•    Fortalecimiento de la pared abdominal, muy importante para: contener el aumento del tamaño del vientre, la fuerza expulsiva en el trabajo de parto, prevenir la separación anormal de los músculos de la pared abdominal y ayuda a disminuir la hiperlordosis lumbar (por el aumento de tamaño y peso del abdomen).
•    Disminuye la tensión generada en los músculos ya que se trabaja con mucha relajación y elongación.
•    Fortalecimiento de la musculatura en general ayudando así a la estabilidad articular, la que disminuye por el aumento de la laxitud ligamentosa en este período.
•    Mejora la mecánica respiratoria y por ende la oxigenación de los tejidos y del bebé, ya que la técnica Pilates utiliza la respiración como un elemento esencial en todos sus ejercicios.
•    Disminuye la fatiga, edemas (hinchazón por retención de líquido), y mejora el retorno venoso, gracias al trabajo en la musculatura de extremidades inferiores, previniendo o disminuyendo el riesgo de desarrollo de varices.
•    Mantiene y mejora la movilidad de las articulaciones, por ser un ejercicio suave y sin impacto.
•    Fortalecimiento del suelo pélvico, ya que a diferencia de otro tipo de ejercicios, el método Pilates tiene ejercicios que contribuyen al trabajo de estos músculos, ayudando así, a la recuperación post parto y manteniendo el adecuado control de esfínter evitando la incontinencia de orina.  

Diversos estudios han mostrado que las embarazadas que practican regularmente ejercicios, tiene entre otras ventajas, menos complicaciones y patologías propias de la gestación y asociadas a ella, tienen menos partos por cesárea, requieren de menos anestesia, su parto es más fisiológico y de menor duración, su post parto es más breve y con menos riesgo de patología.