Escrito por Patricia Casares. 

Pilates es una técnica de entrenamiento físico y mental, que considera el cuerpo y la mente como un todo, coordinándolo entre sí. Su creador fue Joseph H. Pilates (Alemania 1880- Nueva York 1967), que en sus orígenes bautizó su técnica con el término de  “Contrología”, aunque en la actualidad es mundialmente conocido por su propio apellido.
Es un sistema único de ejercicios de estiramiento y fortalecimiento que trabaja desde la musculatura más profunda hasta la más periférica, tonificando y recuperando la flexibilidad en todo el cuerpo donde prima la reeducación postural.
El primer pilar es el fortalecimiento del centro de fuerza- “Powerhouse”, siendo ésta la estructura que soporta y refuerza el resto del cuerpo. El segundo pilar del Método es la aplicación de los principios básicos fundamentales: concentración, respiración, alineación, centro de fuerza y energía, fluidez de movimiento, coordinación, control, precisión, oposición y resistencia.
La base del método es la conciencia del propio cuerpo en movimiento.

 

 

¿QUÉ ES LO QUE HACE AL MÉTODO PILATES ÚNICO?

La técnica se basa en ejercicios sencillos, que se realizan en diferentes posiciones, evitando siempre el impacto o la presión sobre los músculos, las articulaciones y los tejidos.
Los efectos sobre el cuerpo y la mente se sienten y se ven relativamente rápido, ya que el entrenamiento de Pilates pone en forma el cuerpo entero, favorece la flexibilidad, la fuerza y la resistencia. El resultado: un mejor funcionamiento de todo el cuerpo.
Joseph H. Pilates prefería la precisión en la ejecución de los ejercicios antes que la repetición excesiva de los mismos. Además prefería calidad antes que cantidad. Es mejor cuatro repeticiones de un ejercicio bien elaborado que veinte veces un movimiento sin control, él lo refirió diciendo: “Lo importante no es lo que haces, sino cómo lo haces”.
El Método Pilates se diseñó para trabajar directamente con los músculos más profundos del cuerpo, creando un núcleo fuerte sin el dolor asociado a los ejercicios convencionales. Los ejercicios se ejecutan con concentración, iniciados desde el centro de fuerza- powerhouse, equilibrando el cuerpo, el cual es estirado y enderezado.
El secreto del Método es el enfoque integral. Se combinan técnicas de respiración, resistencia, coordinación y estiramiento. 

 

¿POR QUÉ FUNCIONA?
Porque cambia la manera de usar nuestro cuerpo. Los seres humanos tienden a concentrarse en una sola zona en vez de utilizar todos sus músculos.
Un animal se estira de la cabeza hasta los pies, cuando cambia de una posición supina a otra de pie. Joseph Pilates creía que el movimiento humano debería ser tan natural como el de los animales, su objetivo era recuperar con sus ejercicios el movimiento natural del cuerpo.
A medida que el alumno va siendo consciente de cómo es la manera correcta de moverse, la repetición de los movimientos durante las clases le recuerdan luego cómo moverse en sus actividades cotidianas.
Pilates funciona porque devuelve al cuerpo su movimiento natural. Mejora el sistema inmunitario (mejor oxigenación) y el sistema nervioso (porque abre los espacios vertebrales de dónde salen los nervios).
Pilates es observar, sentir y escuchar tu propio cuerpo en movimiento, dándole tiempo para poder adaptarse a los nuevos cambios que el método promueve, y el profesor debe ser respetuoso con esto y dedicar tiempo a la enseñanza de cada alumno.
Desde la primera clase de Pilates el cuerpo ya despierta y desde las primeras sesiones el alumno se va encontrando mejor.
El cuerpo tiene memoria; tanto para los malos hábitos como para los buenos y eso es lo que pretendemos, limpiarlo de años de malos hábitos posturales y llevarlos a la alineación correcta y desde ahí ayudarles a recuperar la fuerza y flexibilidad que el cuerpo necesita para poder moverse de una manera sana, previniendo futuras lesiones por un mal uso (hernias, contracturas, desviaciones de columna,…).



¿QUIÉNES PUEDEN PRACTICARLO?
La eficacia del Método radica en su adaptabilidad a todo tipo de personas, ya que todos nos movemos. Cualquier persona puede practicar Pilates, tanto jóvenes como gentes de edad, deportistas o sedentarias; embarazadas y en post-parto, desde personas sanas hasta personas en proceso de rehabilitación (siempre bajo recomendación y supervisión médica).
Se busca desarrollar las capacidades físicas de cada persona y la corrección de desequilibrios y debilidades. Pilates se adapta a todos, todas las personas pueden disfrutar de los beneficios que aporta la práctica regular del Método.

 

“La gran popularidad experimentada recientemente por el método Pilates no es consecuencia de una moda pasajera sino que está basada en los resultados positivos obtenidos por quienes lo han practicado. Sus dolores de espalda, su rigidez de cuello y tensiones musculares desaparecieron para siempre, el método Pilates reeducó sus cuerpos para que funcionaran armónicamente con su anatomía”.

Patricia Casares